martes 26 de septiembre de 2017
  • viernes 9 diciembre , 2016
Robo a bordo de un autobús

Sentencia condenatoria de 34 años de prisión por homicidio y robo agravado

Fiscal Rodríguez. Foto: B. Caballero.

En la tarde de hoy viernes 9 de diciembre de 2016, se celebró una audiencia de lectura de sentencia, en la cual el Tribunal de Juicio en Pleno, de la provincia de Chiriquí, estableció 34 años de prisión en contra del señor Einar Abdiel Ayala Grajales de 34 años, al ser encontrado culpable de cometer los delitos de homicidio y robo; ambos delitos agravados, en perjuicio del señor Porfirio Del Cid (q.e.p.d.), y robo agravado contra 5 personas más, quienes iban a bordo de un autobús, y fueron asaltados con arma de fuego por el sujeto ahora condenado.

La representación del Ministerio Público, estuvo a cargo del fiscal de la Sección de Homicidios y Femicidios en Chiriquí, Humberto Rodríguez Batista, quién durante los tres días que se extendió el juicio oral, pudo probar más allá de toda duda razonable ante el jurado de conciencia, la responsabilidad penal del hoy sentenciado.

Los hechos se dieron para la fecha del 2 de marzo del 2016, cuando el vehículo comercial bus, de la ruta San Pedro, San Isidro en el distrito de Bugaba, fue interceptado en horas de la noche por el sentenciado, quien con arma de fuego sometió a los pasajeros, obligándolos a entregarle todas sus pertenencias.

Es allí cuando le disparó al señor Porfirio del Cid Vega, quién fue trasladado a un centro médico y luego de permanecer por varios días hospitalizado perdió la vida.

Adicional a la pena de prisión, el Tribunal impuso como pena accesoria la inhabilitación para ejercer funciones públicas por un período de 10 años en relación al homicidio agravado y con relación al delito de robo agravado, fijó la cantidad de 6 años más de inhabilitación de funciones públicas.

Dicha sentencia condenatoria número 189, fue emitida por el Tribunal de Juicio en Pleno de la provincia de Chiriquí, conformado por los jueces Basilio Guerra como Presidente, Dimas Moreno como Relator y René Shawer, como Tercer Juez.

Este fue el primer Juicio Oral con Jurado de Conciencia celebrado en la provincia de Chiriquí, por la Sección de Homicidios y Femicidios bajo los parámetros establecidos dentro del Sistema Penal Acusatorio.