jueves 8 de diciembre de 2016
  • Martes 28 junio , 2016

MP DESARTICULA RED DE TRÁFICO DE PERSONAS

La Fiscalía Superior contra el Crimen Organizado de la Procuraduría General del Ministerio Público, a cargo del fiscal Rafael Santiago Baloyes Lobos, en conjunto con la Policía Nacional, aprehendieron a dos personas de nacionalidad colombiana cabecillas de una red de tráfico de personas, junto a cinco personas de nacionalidad panameña y colombiana, en un operativo de escala internacional denominada “Mesoamérica”, realizada simultáneamente en Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Panamá, en la madrugada de este martes 28 de junio del presente año.

Estas personas fueron ubicadas en el edificio Lacosta Tower, ubicado en Costa del Este ciudad Panamá, donde residían. De acuerdo a la investigación, el lugar era un centro logístico de traspaso de información y donde la pareja de colombianos realizaba la actividad ilícita con la colaboración de un ciudadano de nacionalidad panameña; tenían como punto principal la pensión La Cigarra en el corregimiento de Santa Ana, donde permanecían las víctimas.

Paralelamente, los colaboradores de la Fiscalía, capturaron en la frontera, a un ciudadano de nacionalidad de costarricense, quien se encargaba de receptar a los extra continentales y pasarlos a Costa Rica, parte de esta red criminal.

La operación es consecuencia de una investigación compleja llevada a cabo desde el mes de enero, donde se realizó una serie de seguimiento y vigilancias a este grupo de personas que se dedican al tráfico de inmigrantes; y en la misma se logró el objetivo de  desmantelar esta red criminal. Se recabó gran cantidad de elementos, entre facturas, recibos, dispositivos y dinero en efectivo.  Las víctimas son de diferentes nacionalidades extra continentales.

Se trata de un grupo trasnacional que en cada país tiene enlaces de esta criminalidad organizada. Aquí en Panamá operaba esta red, pero en todos los países centroamericanos existía un enlace desde la llegada de los inmigrantes a Panamá y durante el recorrido por Centroamérica, hasta su destino final en Estados Unidos o Canadá.

Estas personas entraban a Panamá por la provincia de Darién, proveniente de Colombia, donde ingresaban por mar o por tierra, y desde Panamá comenzaba el recorrido hacia los Estados Unidos, mediante la utilización de estos tipos de personas que le brindan toda la logística de hospedaje, alimentación, y transporte, hasta llevarlos a su otro punto en la frontera con Costa Rica y en ese país, hay otro enlace que le seguía dando la logística hasta llevarlo a los otros países centroamericanos, donde posteriormente llegaban a México, para finalmente ingresar a los Estados Unidos.

De acuerdo a la investigación, las víctimas de la red se quedaban en la pensión La Cigarra y posteriormente hacían el recorrido a la terminal de Albrook, y de allí hacia Paso Canoas, frontera para llegar a Costa Rica.