sábado 18 de noviembre de 2017
  • lunes 11 septiembre , 2017

INAMU se pronuncia “a favor de la eliminación de la violencia simbólica y la discriminación contra las mujeres”

COMUNICADO No.4
A FAVOR DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA SIMBÓLICA
Y LA DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS MUJERES

Panamá, 10 de septiembre de 2017

Una vez más el Instituto Nacional de la Mujer de Panamá, ente rector en la coordinación e implementación de las Políticas Públicas para la Igualdad de Oportunidades para las Mujeres, hace manifiesto a la sociedad en general su rechazo al modo irrespetuoso, machista y misógino con el que se han referido a la Procuradora General de la Nación, Kenia Porcell, en el artículo publicado bajo el título “El Catatumbo de la profesora Kenia Porcell”, texto que aparece bajo la rúbrica de Julio César Caicedo Mendieta en un diario de la localidad, el día domingo 10 de septiembre de 2017.

El citado artículo es reprochable en todos los sentidos, no solo porque contraría la Ley No. 82 de 24 de octubre de 2013, que adopta medidas de prevención contra la violencia en las mujeres y reforma el Código Penal para tipificar el femicidio y sancionar los hechos de violencia contra la mujer, normativa que de modo ejemplar reconoce la obligación del Estado panameño y la población de no ejercer actos de discriminación que humillen, denigren y amenacen a las mujeres por razón de su género, sino también por el trato público e irrespetuoso contra la Procuradora General.

El ciudadano Caicedo Mendieta deja ver una abierta actitud de discriminación hacia las mujeres, expresada contra la figura de la Procuradora Porcell, expuesta claramente al emplear adjetivos como “muchacha”, “muchacha guapa” al referirse a la máxima autoridad, con un decir despectivo, burlesco e irónico con el que desestima la competencia, experiencia, aptitud de la Señora Procuradora. Nos preguntamos si este inadecuado tratamiento lo emplearía si se tratare de un hombre quien ostentara este alto cargo. A todas luces el artículo minimiza el cargo y el rango de la autoridad con la utilización de este lenguaje.

Llamamos, además, la atención sobre la falta de sensibilidad y la manera intimidante en la que el artículo se refiere a algo tan serio como son las amenazas de muerte que la Señora Procuradora ha advertido sobre su persona por el ejercicio de sus funciones.

Hacemos el llamado a la población del país a ofrecer el trato respetuoso a las mujeres en general, incluyendo a aquellas que han asumido tareas de responsabilidad en la gestión pública de los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Ya es tiempo que la agresión simbólica y el lenguaje discriminatorio por razón de género sean erradicados de la cultura democrática del país para construir verdaderamente una sociedad justa.

Liriola Leoteau
Directora General