domingo 24 de septiembre de 2017
  • jueves 17 noviembre , 2016
Juicio en Segundo Tribunal Superior de Justicia

Fiscalía Superior de Descarga solicitó la condena por doble homicidio en Portobelo

fiscal-geomara-guerra

Fiscal Superior de Descarga, Geomara Guerra. Foto: Archivo PGN

La Fiscalía Superior de Descarga durante la audiencia realizada este miércoles 18 de noviembre de 2016 en el Segundo Tribunal de Justicia en perjuicio de los ciudadanos españoles José De Los Santos Perdomo y Michael Hinrich Untiedt solicitó al tribunal la condena contra los tres imputados en el proceso.

En el juicio que se celebró en derecho ante el Tribunal Superior de Justicia presidido por las magistradas María Luisa Vigil de Laniado, Marlene Morais y Georgina Tuñón, con una duración de más de cuatro horas, la fiscal acreditó el hecho punible en su alegato donde presentó las pruebas científicas y los indicios que vinculan a los imputados. Tres testigos fueron fundamentales durante la fase de investigación, explicó la fiscal Superior de Descarga, Geomara Guerra.

La familia de los ciudadanos españoles contó con un abogado querellante que pidió ante el tribunal la culpabilidad contra Luis Alfredo Ramos, Hermenegildo Prestán “Menocito” y René Oliver Antioco Ovalle “Purri” quienes se declararon inocentes de ambos crímenes.

La fiscal Geomara Guerra narró, cómo los presuntos autores de ambos hechos criminales, se apersonaron el 12 de diciembre de 2012 al área donde se encontraban los empleados de los señores Perdomo y Hinrich Untiedt donde profirieron amenazas. En la investigación dos de los imputados señalan al tercer involucrado como el presunto responsable del hecho.

En este doble asesinato fue utilizada una escopeta para ultimar a los ciudadanos españoles causando las heridas a ambos en la cabeza.

Los españoles fueron encontrados en su finca el 13 de diciembre de 2012, al mantenerse desaparecidos. La fiscalía acreditó que el hecho tuvo relación tras un incidente con personas dedicadas a la cacería que ingresaban con sus canes al área de una finca ubicada en Portobelo, La Guaira, provincia de Colón que fue propiedad de uno de los occisos.

El día en que se registraron los homicidios las personas vinculadas sustrajeron dos armas de fuego, la billetera de uno de los occisos sin el dinero y un celular.

El tribunal se acogió al término que dispone la ley para dar su veredicto.