viernes 28 de julio de 2017
  • Miércoles 15 Marzo , 2017
Mediante apelación

Fiscalía contra la Delincuencia Organizada logra condena de 15 años de prisión por secuestro de Boris Fogel hijo (Q.E.P.D)

El Ministerio Público, a través de la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada, presentó recurso de apelación contra la decisión del Juzgado Quinto del Primer Circuito Judicial de Panamá, Ramo Penal, que absolvió a los señores Leonidas González García de nacionalidad colombiana, Amado Alfonso Pinilla e Ismael Sepúlveda Guerra ambos panameños, de los cargos formulados contra la Libertad Individual, específicamente secuestro en detrimento de Boris Foguel Cajar (Q.E.P.D.).

La Fiscalía contra la Delincuencia Organizada demostró que a través del rastreo de las llamadas para pedir la suma de 350 mil balboas por la vida de Boris Fogel Cajar (hijo), hecho ocurrido en el 2012. Mediante Sentencia No5-S.I, se determinó que las mismas se hicieron de celulares y que pertenecían a Leonidas González, su número de celular aparecía en el aparato dónde se realizaron las llamadas pidiendo dinero al padre Boris Foguel (qepd) por la libertad de la víctima, igualmente a Amado Alfonso Pinilla se le comprobó que su línea de teléfono mantuvo directo contacto con los números utilizados por los otros secuestradores, en específico con Jose Carlos Valdés alias Jimmy antes, durante y después del secuestro.

En virtud de los elementos probatorios se peticionó al Tribunal Superior que se revocara la sentencia emitida por el juez de primera instancia, y en su lugar se condenara por el delito de secuestro a los prenombrados.

El Segundo Tribunal de Justicia estimó el cúmulo de pruebas indiciarias como idóneas, y se arribó a la conclusión que los señores Leonidas González García e Ismael Sepúlveda, son los responsables del delito de secuestro en calidad de autores, delito de alta repercusión social por lo cual estimó aplicar la pena de 15 años de prisión e inhabilitación para ejercer funciones públicas por el término de cinco años luego de cumplida la pena principal.

Y. Rivera.